Se buscan amores minúsculos

Alberto Morate

Los personajes se van presentando como si nos dijeran su currículum vitae. Pero en el que el dato fundamental es cómo sienten el amor. No quieren conseguir un mejor estatus social sino personal, anímico, emocional. Buscan el amor verdadero, no tanto el amor perpetuo, no el amor grandioso y heroico, buscan el amor cotidiano, el chiquitito, el que se construye con los pequeños detalles, en el día a día, en los silencios y en las palabras arrepentidas, en las ausencias y en los encuentros buscados, el amor de estar bien sin necesidad de flotar en nubes idílicas, el amor de las sonrisas.

amores-minusculos

En un escenario prácticamente desnudo, amplio, abierto, blanco, se dibujan los sentimientos de seis personajes cuyas vidas se entrecruzarán para siempre forjando historias irrepetibles. Amores que duelen, amores fugaces que queremos que sean perennes, amores reales pero increíbles.

El papel en blanco se va poco a poco rellenando de estas historias que nos traspasan la piel y nos llegan al corazón a través del flujo sanguíneo.

Así comenzó la historia. Alfonso Casas crea un cómic de una forma tan auténtica que los integrantes de Los Zurdos, Edu Díaz, Diego Rebollo e Iñaki Nieto, la hacen suya y la transforman en escena, en vida. Nunca antes un dibujo había sido tan realmente animado. La dirección de Iñaki Nieto hace llevar a los actores con mimo, con ternura, con delicadeza, y ellos responden con igual cariño, cercanos, frágiles, terriblemente humanos. Yo solo vi a uno de los elencos, pero me imagino que todos responderán con la misma sensibilidad que sus personajes.

Nacho,  Álvaro Cea – Pelayo Rocal, la soledad del hombre entre los hombres, el que quiere forjar una fuerte cadena que se romperá como un clip incapaz de sujetar tanto sentimiento frustrado. Jaime, Pablo Castañón – Álvaro Huertas, que necesita la inspiración en hechos reales para convertirlos en ficción o viceversa. Eva, Miriam Juanes – Mariona Tena – Adriana Salvo, rara a propósito, incierta, enigmática, plena. Laura, Celia Arias – Rebeca Plaza, realista, asentada, inteligente, fresca (no ajada). Carlos, Ramón San Román – Héctor González, creído, seguro, frágil, sorprendido de sí mismo y de que haya otras opciones. David, Javier Martínez – José Asunción, previsor pero imprevisto, chico bien que necesita revulsivos, inseguro e indeciso.

Entre ellos y ellas buscarán su propia fuerza. Soñarán. Encontrarán sus porqués, harán de lo pequeño algo grande. Cuando aprecien esos Amores Minúsculos sabrán que no quieren perderlos, son demasiado valiosos como para encerrarlos en un lejano recuerdo.

No se pierdan esta gran obra hecha de mínimas historias.