Las “preuvas” de la Liga: análisis de la temporada 2015-2016

Álvaro Díaz García

jornada-9

Nuestra competición doméstica, en un intento de adaptarse al “formato Premier” -es decir, ver el fútbol como un espectáculo al servicio de los aficionados poniendo más partidos en períodos vacacionales y, por tanto, de mayor accesibilidad para los seguidores-, cierra el año 2015 con fútbol el miércoles 30 y el domingo 31. Será la jornada 17, antepenúltima de la primera vuelta, que aprovecharemos también para hacer un repaso, a grandes rasgos, de lo más importante sucedido hasta ahora.

El Real Madrid levantará el telón de esta última función del año. Si el miércoles gana a la Real Sociedad (16:00 horas) se pondría líder virtual a la espera de lo que hiciesen Barça y Atlético de Madrid. Esta aceptable situación deportiva, junto a su clasificación sin apuros a octavos de Champions, ha quedado empañada por su imagen institucional, dañada por el asunto De Gea-Navas, Cheryshev y la Copa más el tema del banquillo. Está por ver si una huida hacia adelante puede tapar todos los conflictos internos en el seno de Chamartín.

Dos partidos aguardan en el turno de las 18:15: Sevilla-Espanyol y Rayo-Atlético de Madrid. Los hispalenses, lejos de las expectativas con las que iniciaron la campaña, buscan seguir su escalada para dormir cerca de Europa y que repetir experiencia Champions, tan ingrata en esta edición, pueda repetirse en la siguiente. En el derbi madrileño muchas cosas en juego: los vallecanos no terminar 2015 en descenso (el equipo ha ido de más a menos, siendo Jémez y su actitud más protagonista que sus propios jugadores) y los rojiblancos aprovechar lo que desperdiciaron la semana pasada en Málaga: ponerse en cabeza de la Liga. Los del Cholo, sin enamorar, llegan a la mitad del sendero con opciones a todo, lo que es un éxito para los rojiblancos y una incomodidad para sus rivales presuntamente más grandes.

Eibar y Sporting (18:30 horas) dirigen nuestra atención después. Los armeros buscan cortar la racha negativa que tanto empieza a recordar a lo que les sucedió el año pasado. El margen todavía es considerable (7 puntos) pero caer ante un rival directo haría comer intranquilos las uvas a los vascos. El propósito de comienzo de año para los sportinguistas es no empezarlo en posiciones de descenso, lo que asegurarían ganando en Ipurúa.

Tres choques, seis sueños, se citan en el horario de las 20:30 del miércoles. En Getafe los azulones persiguen el honorable sueño de los modestos: dormir a gusto (dos puntos les separan de la quema). Enfrente tendrán a una de las revelaciones del año: el Deportivo del señor Lucas Pérez. Doce goles (los mismos que Cristiano, uno menos que Luis Suárez, dos más que Aduriz) son los que lleva este profeta en su tierra, haciendo que la torre de Hércules sea ahora mismo el límite lumínico de todos los que quieran ir a Europa. Uno de ellos, que viene precisamente por detrás del Depor, es el Athletic, quien se las verá con el otro equipo gran relevación hasta la fecha. Su ADN es también gallego, van un par de escalones por encima (son cuartos a dos puntos del Real Madrid) y su nombre es Celta de Vigo. Nolito, Aspas, Orellana y compañía llevan tiempo bordando el fútbol y en el balance de resultados realizado por Berizzo las cuentas cuadran más que de sobra. El Camp Nou será el tercer escenario al que nos asomaremos. Barça y Betis miran hacia atrás y el balance no puede ser malo, pase lo que pase: los culés son primeros en Liga con un partido menos y clausuran 2015 con cinco títulos “en la saca”; los andaluces, recién ascendidos, están justo en la mitad de la tabla, a seis puntos de lo bueno (Europa) y lo malo (bajar).

En la Península a las 21:00, y en Canarias a las 20:00 por tanto, se jugará el partido agónico de la jornada. Las Palmas y Granada pelearán contra su rival, con tal de dejarle noqueado, y por la supervivencia. Los canarios no terminan de dar sensación de equipo de Primera (son penúltimos) y los nazaríes también cabalgan a duras penas, con solo un punto de ventaja pero fuera, eso sí, de los puestos de descenso. La alegría del banquete de Nochevieja será más psicológica que real: quedará mucho por luchar y, por tanto, por ganar o perder.

La Comunidad Valenciana tiene el honor (o el marrón) de albergar el que será el último partido del año en España. El jueves 31, desde las 16:00 horas, El Madrigal verá enfrentarse a Villarreal y Valencia, siendo ya los castellonenses seguro el mejor equipo de la región. El mérito de esto es sin duda compartido: los amarillos están firmando, como ya hiciesen la temporada pasada, una gran campaña; los chés, por contra, han tirado por la borda todo el legado 2014-2015. Eliminados de Champions, de nuevo con turbulencias internas (Nuno, Lim, vestuario, afición), ganar el jueves es una obligación si no quieren ver la Liga de Campeones se va a otras manos.