15 años del Mutua Madrid Open

Álvaro Díaz García

 

 

 

mutua

El Mutua Madrid Open de Tenis cumplirá en su próxima edición su XV aniversario y desde entradas.com estamos muy orgullosos de poder realizar la venta de entradas de un evento deportivo tan relevante, completando así la gran oferta cultural, de deporte y de ocio que ofrecemos a nuestros usuarios. 

La cita tendrá lugar entre el 29 de abril y el 8 de mayo y volverá a atraer a los mejores nombres del circuito, tanto en hombres como en mujeres. Así, tenistas de la talla de Rafa Nadal (ganador en cuatro ocasiones), Roger Federer, Serena Williams o Garbiñe Muguruza estarán sobre la pista, dispuestos a ofrecer el mejor tenis que puede verse a nivel mundial.

Del 2002 a 2016

¿Sabes a qué categoría pertenece el torneo? ¿Te acuerdas de que Masters de Madrid ha tenido varios escenarios y que no siempre se ha jugado el mismo mes? ¿Y de su pista azul? Echamos la mirada atrás para hacer un repaso de lo más interesante que han dejado las anteriores ediciones.

2002 fue el año en el que el torneo aterrizó en la capital de España. Madrid sustituía en el calendario ATP a Stuttgart, ciudad que hasta el momento albergaba la competición. Su categoría es de Masters 1000, es decir, solo por debajo de los cuatro Grand Slams (Australia, Wimbledon, Roland Garros y Open USA). Manteniendo el planning que en ese instante existía, el Mutua Madrid Open se empezó a disputar en octubre y solo en categoría masculina. Sí que se producía, sin embargo, un cambio significativo respecto a la herencia venida de Alemania: la pista pasaba de ser dura a tierra batida. Quien mejor supo adaptarse a la nueva situación fue el legendario André Agassi, ganador de esa primera edición, que por entonces se jugaba en el Madrid Arena.

El torneo fue creciendo a base de los nombres que iban depositándose en la vitrina de los vencedores. Seguro que recuerdan a Marat Safin, ruso de mucho carácter afincado en España, que se impuso en 2004; o a David Nalbandian, aquel argentino cuya calidad solo la discutían las lesiones o su trabajo, que se llevó la palma en 2007. En medio de ellos asoman otros dos tenistas que apenas han llegado a nada: Rafael Nadal y Roger Federer. Suyas fueron, respectivamente, las ediciones de 2005 y 2006. El mallorquín inauguraba su palmarés en Madrid, a sus 19 añitos, y meses después de haber ganado su primer Roland Garros. La capital también vería salir victorioso al manacorí en 2010, 2013 y 2014, haciendo así de Rafa el jugador más laureado del Mutua Madrid Open. Quien está a la zaga y podría igualarle en 2016 es precisamente Federer, campeón en 2009 y 2012, además de en el citado 2006. Al palmarés patrio habría que sumar la pionera de las victorias, conseguida por Juan Carlos Ferrero, en el año 2003.

Nuevas modificaciones iban incorporándose. En 2009 llegaron tres, a cada cual más importante, y que arrivaron para quedarse: del Madrid Arena se empezó a jugar en la Caja Mágica; para adaptarlo a la temporada de tierra batida, el torneo se adelantó hasta mayo y por último dejó de ser solo ATP para ser también WTA, es decir, disputado por mujeres. El papel de las féminas españolas ha sido bastante testimonial en las siete ediciones disputadas: solo en el torneo de dobles de 2014 y 2015 se logró tener representación significativa, pero la pareja Muguruza-Suárez no consiguió ganar la final en ninguna de las dos ocasiones. Muchas son las esperanzas que se tienen en la tenista de origen venezolano, finalista de Wimbledon y tercera en el ránking WTA.

En cuanto a los dominadores de los años restantes, el abanico es también a grandes rasgos el habitual. Murray ha firmado dos victorias (2008 y 2015), Djokovic una (2011) y los hermanos Bryan cinco en dobles (06, 07, 10, 11 y 13). Mientras, en mujeres, reinan Serena Williams (12, 13 y en dobles, junto a su hermana Venus, en 2010), Petra Kvitova (11 y 15) y el doble formado por las italianas Errani y Vinci (12 y 14).

La de 2012 fue la edición más enrarecida. La superficie, siendo de tierra batida, cambió su color del marrón al azul, lo que causó el descontento de algunos pesos pesados del circuito, incluido el propio Rafa Nadal, que se quejó de lo resbaladizo de la pista y del “bote extraño” que sobre la misma hacía la bola. Después de dimes y diretes, la ATP atendió las peticiones de los tenistas y dejó la innovación para otro momento.

Desde entonces la competición ha seguido dando pasos en cuanto a su competitividad y visibilidad. Prueba de ello la dan los más de 200.000 espectadores que disfrutaron de la misma en directo. El objetivo de entradas.com, portal líder en el sector de la venta de entradas, es aumentar su éxito y el alcance de ediciones anteriores.