BIME: música y coworking

Olalla Rivas

bime

Llega la tercera edición del BIME, un festival basado en el modelo de feria dirigida a la industria musical y digital europea.

El festival, que se celebra en Bilbao los días 30 y 31 de octubre, está concebido como un encuentro para los profesionales del sector (BIME PRO), con el fin de generar sinergias entre las empresas y los profesionales participantes. Pero el formato de BIME no se agota con su parte puramente empresarial, sino que contará con actuaciones de grupos de primer nivel como Imagine Dragons, Crystal Fighters, Los Planetas o Iron & Wine, que conforman el cartel del BIME Live, la parte del festival puramente musical orientada al público general.

Entre sus actividades también destaca una feria donde las principales empresas de la industria musical expondrán en sus stands sus productos y servicios (BIME Market); así como una rica programación en las salas de la ciudad (BIME City).

Estas cuatro líneas de actividad convierten al BIME en uno de los festivales más interesantes del invierno, tanto dentro de nuestras fronteros como en el mercado internacional. Esta perspectiva de industria conforma el elemento diferenciador respecto a la mayoría de festivales del territorio nacional y aporta un valor añadido inigualable para los profesionales del sector, que perciben el BIME como una oportunidad para desarrollar sus negocios o generar nuevos proyectos.

Las actividades del BIME Pro de esta edición giran en torno a las nuevas tecnologías, el emprendimiento y la internacionalización. Este año las temáticas sobre las que se pondrá el foco de atención son la propiedad intelectual, el mercado latinoamericano, la música de los videojuegos o la siempre importante relación entre las marcas y la música. A través de estas ponencias, congresos y talleres, el festival busca fomentar el networking entre los participantes con el fin de que nazcan nuevos proyectos colaborativos entre los asistentes a la parte profesional.

Pero no todo es trabajo y coworking en el festival, ya que su programación musical orientada al gran público cuenta con un elenco de artistas formado por una mezcla equilibrada y exquisita entre grupos consagrados con gran repercusión internacional, bandas nacionales consolidades y nuevos proyectos emergentes que merecen la atención de la industria y el público generalista. Los conciertos tendrán lugar los días 30 y 31 de octubre en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) y pasamos a desgranarlos en los siguientes párrafos.

El mayor reclamo del viernes es Crystal Fighters, que necesitan poca presentación después de haber recorrido de arriba a abajo el circuito de salas y festivales de nuestro país. Una propuesta novedosa, una puesta en escena original y un directo divertido son las armas de las que se han valido para devorar el mercado internacional en tan solo dos discos de estudio. La primera jornada del BIME Live también cuenta con la presencia de Los Planetas que con su nuevo disco, “Dobles fatigas”, siguen explorando la senda del flamenco que impregna sus trabajos desde que comenzaron una relación estrecha con Enrique Morente. Los granadinos se encuentran en el momento de mayor madurez musical y mayor estabilidad de su carrera, lo que tiene un reflejo en su directo, como ya demostraron en la pasada edición del FIB.

Otra de las actuaciones que seguro dejará un buen recuerdo es la de Matthew E. White, cantautor americano y capo del sello Spacebomb Records, que edita a artistas como Natalie Prass y ha colaborado con otros como Justin Vernon (Bon Iver) o Sharon Van Etten. El toque intimista de la noche lo pondrán los conciertos de Iron & Wine y el pianista Benjamin Clementine, que harán enmudecer al público del BIME con sus melodías cargadas de sentimiento y preciosismo.

La jornada del sábado será la de Imagine Dragons, quizás el grupo del cartel que más público atraerá. Esta banda de mormones procedente de Las Vegas solo necesito un disco para convertirse en todo un fenómeno de masas, lo que les llevó a tocar en los festivales más importantes del planeta. La fórmula de su éxito está formada por una base de indie rock, aderezada con unos toques de electrónica y un gran peso de la percusión que aporta un tono épico a su música. Pero la presencia de “dragones” no debe desviar nuestra atención del resto de cartel, en el que hay varias bandas muy a tener en cuenta.

La segunda espada del sábado será Richard Ashcroft, líder y vocalista de The Verve. Una de las perlas escondidas de cartel es el rapero americano Astronautalis, cuyo estilo se mueve entre el hip-hop, la electrónica, el blues o el indie más british. De él han dicho que es “como si Beck fuera diez años más joven y hubiera crecido en un ambiente impregnado de hip-hop”, una referencia muy acertada para describir a uno de los artistas más desconocidos pero más imprescindibles del cartel.

El punto oscuro de la jornada lo pondrán los ingleses Savages, que en 2013 facturaron un disco de post-punk con un claro carácter revivalista que les sirvió para ser nominados a galardones como el Mercury Prize, que premia a la mejor banda británica debutante del año. Por último, cabe destacar a los que serán los encargados de poner a todo el BEC a bailar: !!! (pronunciado Chk Chk Chk). Estos norteamericanos, discípulos de LCD Soundsystem y pertenecientes al catálogo de bandas de Warp Records, pueden presumir de tener uno de los directos más arrolladores del panorama internacional y vendrán a Bilbao a hacer lo que mejor saben: desatar la euforia y desgastar las suelas de los zapatos del público.


En resumen, un festival diferente con una programación equilibrada entre música e industria musical, que hará las delicias tanto de los profesionales del sector musical como del público general que suele ir a festivales.