A Buen Fin No Hay Mal Principio

Alberto Morate

A-Buen-Fin-No-Hay-Mal-Principio

Deshacer para hacer de nuevo. Bien está lo que bien acaba. Quien mal anda, mal acaba. Todo el desorden puede ordenarse de nuevo. De cualquiera de estas maneras podría empezar esta crónica de la obra A buen fin no hay mal principio sobre la obra de William Shakespeare que la Compañía Trece Gatos está representando ahora. Da igual como empiece, porque lo que interesa es que termine bien y se desarrolle bien, que, en definitiva, es lo que ocurre. Muy bien. ver más

El instante que resiste o las greguerías de don Ramón

Alberto Morate

El-instante-que-resiste-o--las-greguerías-de-don-RamónEl-instante-que-resiste-o-las-greguerías-de-don-Ramón

“Escribir es que le dejen a uno llorar y reír a solas”

Don Ramón Gómez de la Serna fue un escritor considerable y considerado en su época, aunque después haya caído en una simple referencia a vuelapluma cuando se estudia a los autores del novecentismo con respecto a otros coetáneos suyos y, principalmente, por aquella creatividad desbordante plasmada en sus greguerías. ver más

La Madre Que Me Parió

Alberto Morate

la-madre-que-me-pario

Una boda es uno de los acontecimientos sociales más incoherente. Aunque se le quiera dar una aparente normalidad, en realidad todo se sale de quicio. De entrada, la gente se disfraza de pretendida elegancia y se observa y se critica cómo van los demás. También se bebe y se come más de la cuenta con las consecuencias que eso acarrea de forma inmediata en algunos casos y posteriormente en otros. Algunos bailan desenfrenadamente como si no hubiera un mañana. Otros pierden el sentido del pudor, sacan sus armas seductoras, desenfundan su lengua viperina para criticar a quien no conocen o aburren solemnemente pretendiendo ser graciosos.
ver más

5 y… ¡Acción!

Alberto Morate

5-y-accion

El cine dentro del teatro o el teatro hecho entramado de cine. Lo cierto es, que como en los mejores guiones de esparcimiento, de entretenimiento, de comedia, de enredo,…  la función va ganando en fuerza, en comicidad, en disparatadas situaciones y, al mismo tiempo, clavando puñaladas sarcásticas e irónicas del enrevesado mundo de la comunicación audiovisual y cinematográfico. ver más

Jardiel, un escritor de ida y vuelta

Alberto Morate

jardiel

Da gusto. Y mucha risa. Y cierta nostalgia. Y admiración. Poder contemplar después de los años un montaje de calidad con un texto de Enrique Jardiel Poncela. El Centro Dramático Nacional con Ernesto Caballero al frente se encarga de esta necesaria tarea. Porque es cierto que un teatro público como el María Guerrero y el CDN, deben buscar nuevas alternativas, no cerrarse a las innovaciones, a lo último, a dar la oportunidad a autores y directores contemporáneos. Pero también, y tiene capacidad para ello, no dejar en el olvido otros textos que van cayendo en desuso, en el agujero de los prejuicios, o rescatar títulos bien conocidos por calidad intrínseca y por no haber dejado de representarse nunca. Es el caso de Un marido de ida y vuelta. ver más